menu Menú

Diario de una importada

«Piqué trece cebollas sin motivo aparente, solo para tener una razón para llorar en público a las cuatro de la tarde.» Relato

Diario de una importada   1. No hablo con extraños Hace casi cuatro años que voy a la fotocopistería de Los Palos Grandes. Ahí imprimí manuales de producción, contratos de modelos, reproduje mi cédula un centenar de veces y compré la goma que nos salvó a Sofía y a mí durante la emergencia de arte que […]

Continuar leyendo



Página anterior Siguiente página

keyboard_arrow_up