menu Menú
46 artículos archivados en
Relatos
Página anterior Siguiente página Siguiente página

Mundo de cristal

«Es un poco egoísta que un ser con tanta magia niegue su existencia, ¿no crees? Ven, te enseñaré algo.» Relato

Mundo de cristal   Llegué a Nueva York en noviembre y, al contrario de lo hubiera pensado, en seguida encontré trabajo en una tienda de antigüedades en Manhattan. A diferencia de otras calles del barrio, la manzana en la que se ubicaba la tienda no era rectangular, sino que estaba dibujada sobre dos cortes diagonales, […]

Continuar leyendo


El pajar

«Íbamos al pajar desde que éramos niños.» Relato

El pajar   Íbamos al pajar desde que éramos niños. No recuerdo bien la primera vez, supongo que en cuanto pude montarme en la bici. Estaba en una granja enorme a poco más de un kilómetro de casa. Allí pasé muchas tardes con Belén, Jose, Dani, María, Raúl y Eva, que era la más mayor […]

Continuar leyendo


Guaracha en sangre

"¡Ay, ay! La vida es una cosa fenomenal, lo mismo pal de adelante que pal de atrás." Relato

Guaracha en sangre   ¿Qué cree usté? Cuando cierro la pizzería de esperar se trata, de mirar el reló, de ver cómo el sol se ablanda y me quedo sola a preparar masa para espantar el tiempo que por la noche se enrolla en mi alma. Siempre pongo en la radio mi guaracha preferida… ¿La […]

Continuar leyendo


Cuento de buenas noches

"Meses después de haber sido enterrado, el señor Bernabé volvió a su casa." Relato

Cuento de buenas noches   –Meses después de haber sido enterrado, el señor Bernabé volvió a su casa. –¿En serio? –Sí. –Y… ¿qué era? ¿Un zombi? –No, no es de zombis. Es la historia del señor Bernabé. –De acuerdo. ¿Y por qué volvió? –Porque el ataúd era muy estrecho, se agobiaba mucho y no podía […]

Continuar leyendo


Huevos al desayuno

«Revolvía los huevos ni muy muy, ni tan tan.» Relato

Huevos al desayuno   Qué problema, caballero. Revolvía los huevos ni muy muy, ni tan tan. Qué va. Le quedaban muy crudos. Hoy puedo encerrarme en un galpón lleno de gallinas criollas y gritar que no me gustaban sus huevos al desayuno. Yo creía que sí, pero no. No sé si tengo hambre o es […]

Continuar leyendo


Don't panic

"Me pregunto cuántas versiones de mí misma he conocido y si alguna me traerá algo revelador." Relato

Don’t panic   Escucho otra vez esa canción en mi cabeza. Cierro los ojos y me meto dentro, como en el interior de un altavoz hecho de agua. Mientras retumba una batería en el pecho y un bajo me rasga la boca del estómago, una voz me enhebra imágenes partidas en los ojos. Esa canción. […]

Continuar leyendo


Y llegaba yo de la playa

«...está ella con los ojos cerrados, sin apenas respirar, ¿respira?, y la cojo de la mano, pero la suelto en seguida y pienso que será otra tarde perdida, ¿otra vez, mamá?» Relato

Y llegaba yo de la playa   Y llegaba yo de la playa, mojado, seco en sal, y subo las escaleras de la urbanización, camino del séptimo apartamento, el D, la D con barriga rota, piso con fuerza las escaleras de asfalto marrón punteadas con motitas grises y negras, las gotas de mar salpican sobre […]

Continuar leyendo


Metamorfosis

"Un niño asoma por una ventana que se abre como una boca." Relato

Metamorfosis   Un niño asoma por una ventana que se abre como una boca. Siento un pinchazo en mi cuerpo cuando lanza un vaso contra la acera, que estalla y resuena en la calle vacía. Unos gritos salen del interior de la casa. El niño no hace caso. Su frente, redonda, animal, golpea los barrotes […]

Continuar leyendo


Dos puntos en el cielo

"No la escuches no la escuches no entres al trapo eso no es cierto" Relato

Dos puntos en el cielo   No la escuches no la escuches no entres al trapo eso no es cierto no tienes por qué hacerte cargo de las neuras de tu madre sólo intenta desestabilizarte cállate tengo que colgar voy a colgar no digas nada siempre lo mismo resiste el embite si no contestas pasará […]

Continuar leyendo


Refugiados en las miradas

«He oído ese grito que se me ha metido por la falda del colegio como un cuchillo.» Relato

Refugiados en las miradas   Somos dos pares de ojos refugiados tras la ventana, y solo nos queda mirar al callejón oscuro, a través de las tablillas de la persiana. Enfrente, dos prostitutas se sientan en taburetes medio rotos, una lleva la falda roja tan corta que deja ver un moratón en el muslo. No […]

Continuar leyendo



Página anterior Siguiente página

keyboard_arrow_up