menu Menú
51 artículos archivados en
Relatos
Página anterior Siguiente página Siguiente página

Las reglas del juego

«Frena, me dijiste. Y yo frené. Me bajo, dijiste. Y te bajaste.» Relato

Las reglas del juego   Frena, me dijiste. Y yo frené. Me bajo, dijiste. Y te bajaste. Te bajaste del coche, delante de tres cactus que parecían tres señoras de pueblo que llevaban toda la vida esperando a que nos paráramos frente a ellas. No sabía qué tenía que hacer, así que apagué el motor. […]

Continuar leyendo


Jugada incorrecta

«Tal vez debimos haber parado en el hostal de la carretera, y venir mañana, a plena luz.» Relato

Jugada incorrecta   «Tal vez debimos haber parado en el hostal de la carretera, y venir mañana, a plena luz», dice María, cuando las primeras gotas golpean el techo acristalado del coche. Julián, a mi lado, se burla. «Vamos, María, solo está chispeando. Además, tenemos que estar a punto de llegar». Me mira entonces a […]

Continuar leyendo


Lavanda

«Me siento una muñeca en manos anónimas y para mi sorpresa, la incertidumbre multiplica mi excitación.» Relato

Lavanda   Me mece la suave música de Mozart que llena la limusina. Aparte de eso no se oye nada más. Apenas noto el vaivén en las curvas. Me pregunto si él sigue a mi lado. El tacto de estos asientos de cuero es muy excitante. Los acaricio con delicadeza mientras pienso en romper la […]

Continuar leyendo


La espina

«Una gota de sangre surge tímidamente. Empiezo a lamerla con fruición, excitándome con su sabor...» Relato

La espina   Jamás imaginé que el día de mi boda, al caminar del brazo de mi padre por el pasillo de la iglesia, estaría pensando en un hombre diferente al que me espera a los pies del altar: Miguel, mi dulce Miguel. Si mi futuro marido supiera que, tras mi sonrisa impostada, un calor […]

Continuar leyendo


Sin cabeza

«Se vio a sí mismo como un monstruo con conciencia, observado por su familia a su espalda.» Relato

Sin cabeza   No podía oír ni ver nada. Se tocó la parte de arriba, donde antes había estado la cabeza. Tenía una especie de muñón que había cicatrizado y al palparse notaba esa sensación de la piel rugosa, cosida con rapidez y con pequeñas protuberancias irregulares que parecían montañas. Había muchas cicatrices, pero no […]

Continuar leyendo


Mundo de cristal

«Es un poco egoísta que un ser con tanta magia niegue su existencia, ¿no crees? Ven, te enseñaré algo.» Relato

Mundo de cristal   Llegué a Nueva York en noviembre y, al contrario de lo hubiera pensado, en seguida encontré trabajo en una tienda de antigüedades en Manhattan. A diferencia de otras calles del barrio, la manzana en la que se ubicaba la tienda no era rectangular, sino que estaba dibujada sobre dos cortes diagonales, […]

Continuar leyendo


El pajar

«Íbamos al pajar desde que éramos niños.» Relato

El pajar   Íbamos al pajar desde que éramos niños. No recuerdo bien la primera vez, supongo que en cuanto pude montarme en la bici. Estaba en una granja enorme a poco más de un kilómetro de casa. Allí pasé muchas tardes con Belén, Jose, Dani, María, Raúl y Eva, que era la más mayor […]

Continuar leyendo


Guaracha en sangre

"¡Ay, ay! La vida es una cosa fenomenal, lo mismo pal de adelante que pal de atrás." Relato

Guaracha en sangre   ¿Qué cree usté? Cuando cierro la pizzería de esperar se trata, de mirar el reló, de ver cómo el sol se ablanda y me quedo sola a preparar masa para espantar el tiempo que por la noche se enrolla en mi alma. Siempre pongo en la radio mi guaracha preferida… ¿La […]

Continuar leyendo


Cuento de buenas noches

"Meses después de haber sido enterrado, el señor Bernabé volvió a su casa." Relato

Cuento de buenas noches   –Meses después de haber sido enterrado, el señor Bernabé volvió a su casa. –¿En serio? –Sí. –Y… ¿qué era? ¿Un zombi? –No, no es de zombis. Es la historia del señor Bernabé. –De acuerdo. ¿Y por qué volvió? –Porque el ataúd era muy estrecho, se agobiaba mucho y no podía […]

Continuar leyendo


Huevos al desayuno

«Revolvía los huevos ni muy muy, ni tan tan.» Relato

Huevos al desayuno   Qué problema, caballero. Revolvía los huevos ni muy muy, ni tan tan. Qué va. Le quedaban muy crudos. Hoy puedo encerrarme en un galpón lleno de gallinas criollas y gritar que no me gustaban sus huevos al desayuno. Yo creía que sí, pero no. No sé si tengo hambre o es […]

Continuar leyendo



Página anterior Siguiente página

keyboard_arrow_up