menu Menú
Entrevista a Roberto Osa
"La novedad en el transmedia ha sido el reto de contar algo usando herramientas muy diferentes entre sí..." Roberto Osa Entrevistas
Por Roberto Osa Publicado en Entrevistas en 2 julio, 2019 0 Comentarios 6 min lectura
Anterior Siguiente

Entrevista a Roberto Osa

El programa CELA (Connecting Emerging Literary Artists) ofrece estrategias para la escritura creativa, la edición y la mercadotecnia en un ambiente literario siempre cambiante y se dedica, sobre todo, a dar a conocer a escritores emergentes. Este programa, liderado por la institución holandesa Wintertuin y en el que participa Escuela de Escritores, se realiza con la participación del Programa Europa Creativa de la Unión Europea (www.cela-europe.com).

Roberto Osa (IV Promoción del Máster de Narrativa) es uno de los seleccionados de este programa europeo y tras su paso por el curso de transmedia en nuestra hermana escuela de Wintertuin (Nijmegen, Holanda) realizó un proyecto llamado 13 días en nuestra nevera. A continuación, reproducimos la entrevista que le hicieron sobre esta obra realizada para el CELA en Notulen van het Onzichtbare, la plataforma literaria digital de Wintertuin (aangesloten bij De Nieuwe Oost).

Cuéntanos sobre 13 días en nuestra nevera. ¿Qué es?


13 días en nuestra nevera es un proyecto transmedia de ficción. Es la historia de una pareja con problemas de comunicación, y de cómo esto se complica cuando el teléfono de él (Quim) deja de funcionar y comienza a dejar post-its en la nevera para comunicarse con ella. Con este punto de partida, 13 días cuenta la dificultad para entenderse entre dos personas que se quieren y cómo la tecnología sirve de soporte para esa incomunicación.

¿Cómo llegaste del curso de especialización en transmedia de ficción del CELA hasta esta idea?


En un primer encuentro con Frank Tazelaar en Bruselas, hablé de una idea que tenía para contar la historia de una pareja a través de la nevera, pero que no tuviera nada que ver con «Conservación» de Raymond Carver. Yo no estaba nada convencido para hacerlo al principio. Semanas más tarde, durante el curso transmedia en Wintertuin (Nijmegen), comenté varias ideas, pero ninguna me convencía. Volví a comentar la idea de la nevera, pero dije a todos que me parecía una estupidez y que lo mejor sería desecharla. Sin embargo, a todo el mundo le pareció buena idea, así que por una vez en la vida decidí hacer caso a unos desconocidos…

¿Trabajar en un proyecto de transmedia es distinto de escribir una historia? Si es así, ¿qué tan distinto? ¿Has aplicado los métodos que utilizaste en el proyecto transmedia en tu propia escritura, y viceversa?


El proceso de desarrollar el proyecto transmedia ha sido muy diferente del de escribir una novela o un relato corto. En todo momento he tenido que pensar que había muchas herramientas que podía usar y cómo iba a tomar la decisión de usar cada una en un momento determinado para que no resultase aleatorio sino adecuado y pretendido. Esto condicionó la manera de contar la historia; me di cuenta de que en el universo transmedia sucede lo que decía Marshall McLuhan: el medio es el mensaje.

¿Cómo fue trabajar con tus cuatro traductores?


Fue diferente que a la hora de trabajar los textos literarios, porque en el proyecto transmedia había que sincronizar subtítulos, traducir notas de voz, mensajes de texto, y luego todo eso había que colocarlo en la nevera-web. Fue más complejo, menos romántico, pero creo que todos aprendimos mucho.

¿Cómo elegiste los medios para cada parte de la historia, como el vídeo, la música, el sonido, etc.?


Pensé que la nevera era un buen contenedor para alojar todo el contenido de la historia. Me daba miedo que con el transmedia el usuario se perdiera y abandonara sin llegar al final, por eso era importante para mí tener un elemento que justificara que todo esté integrado en un lugar “físico”, y ese lugar es la nevera. Luego voy eligiendo un medio u otro para la historia en función del punto en el que estamos y del grado de cercanía que tienen con el acto final: el encuentro entre ambos. En los extras, decidí poner una lista de Spotify para cada uno porque creo que se puede conocer un poco más a los personajes a través de la música que escuchan. Y como la cocina está presente en toda la historia, y para desengrasar un poco de la tensión, he incluido unos enlaces a YouTube en los que Luz y Quim preparan las recetas que aparecen en la historia. A los que les guste comer, podrán disfrutarlo.

Has dicho que te gusta escribir para distintos medios (televisión, novela, etc.), ¿esto significa que disfrutaste mucho tu trabajo en el proyecto transmedia? ¿O no es tan sencillo como eso?


Me gustaba trabajar en diferentes medios, pero sin mezclarlos nunca, era siempre la historia contada en el mismo medio (ya sea literatura, prensa, guion, TV, etc…). La novedad en el transmedia ha sido el reto de contar algo usando herramientas muy diferentes entre sí, y que la aparición de cada una de ellas no resulte aleatoria. Para mí, el proyecto transmedia ha sido mucho más trabajoso de lo que esperaba, porque ha sido como una “gran producción” en la que yo tenía que coordinar todo, ser al mismo tiempo guionista, director, productor, buscar las localizaciones, buscar al equipo, hablar con los traductores, ocuparme de que todo en la web esté bien, y todo esto en cinco lenguas, lo que implica chequearlo todo cinco veces y en idiomas que no controlas. En el futuro, puede que use de nuevo las narrativas transmedia, pero creo que evitaré que sea en un proyecto de ficción.

Publicación original: https://www.notulenvanhetonzichtbare.nl/notulen/13-dagen-in-onze-koelkast/
Fotografía de Roberto Osa: Gaby Jongenelen.

 


Roberto Osa, alumno de la Cuarta Promoción del Máster y nació en Madrid. Morderás el polvo es su primera novela, con la que ganó el XXXVI Premio de Novela Felipe Trigo y quedó finalista del Premio Nadal 2017. Trabaja desde hace más de diez años como guionista y realizador de televisión, compaginando su labor audiovisual con colaboraciones escritas en varios medios digitales. Recientemente ha sido seleccionado para el Proyecto CELA (Connecting Emerging Literary Artists), un proyecto de la Unión Europea —liderado por la institución holandesa Wintertuin y en el que participa Escuela de Escritores— para dar a conocer a escritores emergentes.


Anterior Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

keyboard_arrow_up