menu Menú
Viaje para cuatro voces
Viaje para cuatro voces, de Alfonso Magaz Reseña
Por Luisa Valeriano Publicado en Reseñas en 30 abril, 2019 0 Comentarios 3 min lectura
La atmósfera narrativa en "El hombre" Anterior Para Celia con amor Siguiente

Viaje para cuatro voces

 

Unir mi voz a este viaje

Este no es un libro de un amigo a quien uno lee con cariño porque lo sabe talentoso, no. Esta es una novela que narra Sebastián, quizá amigo de mi amigo, un héroe moderno, como yo, lleno de dudas, alegrías, fallos y desconciertos, que necesita que lo acompañemos en esta etapa de su vida en la cual se siente muy solo y perdido.

Desde la primera línea nos advierte que ha tomado una decisión con mucha ilusión pero que no parece ser la correcta,  y  comienza el camino, en varios niveles: uno geográfico, a través de Madrid, o de otros pueblos como Benavente, o ciudades como Quito, Guayaquil e incluso algunas islas griegas.  Otro de búsqueda emocional (Cristina, su amor); otro a través de una trama casi policíaca donde nada es lo que parece. Otro de desarrollo personal, de un oficio a otro… Y es aquí donde reside el atractivo de esta novela: uno se va preguntando página a página, a dónde vamos, por qué estamos tratando de entender lo que está ocurriendo, por qué le creemos a Sebastián. Claro, esto nos conecta con nuestra propia vida, ilusiones y decisiones.

El autor quiere someternos a caminar por esa cuerda floja donde debemos hacer equilibrio con el humor como herramienta para que parezca que todo da igual y, sin embargo, la verdad es que vamos tocando fondo a cada momento.

El ritmo de la novela y la tensión hacen que no podamos dejarla a un lado hasta terminar. El autor no es de estudiadas metáforas poéticas sino de un lenguaje directo lleno de significados y relaciones, muy organizado. Todo cierra, todo vuelve a donde debió quedarse, todo vuelve a comenzar.

Hay guiños, mentiras, trampas, evasiones, temas que no se hablan… pero es un libro honesto, conmovedoramente honesto: Sebastián es como es, aunque sea un nudo de complicaciones. Trata de engañar para vengarse, pero no le sale bien. Lo engañan otros y a él le cuesta enterarse y admitirlo; cree en la familia, en la amistad, en el amor, le duele no tener el control.

Los personajes tienen mucha sustancia, desbordan vitalidad. Siempre estamos esperando que se desnuden; lo harán, pero a su manera. Su amigo Asperger, su hermana, su sobrina, sus viejos conocidos o sus amantes, mostrarán que pueden sobrevivir a pesar sus trastornos.

¿Ha quedado claro el viaje? Espero que sí.

Es curioso que no siendo la voz el fuerte del protagonista, nos ate un coro, a cuatro voces cantando de manera coordinada. Polifonía de timbres y tesituras, como la vida misma.

A pesar de las desgracias, es una novela del aliento, que no de la esperanza.

-Luisa Valeriano.


Alfonso Magaz, alumno de la Novena Promoción del Máster, nació en Madrid y es doctor Arquitecto. Ha publicado un libro de relatos, Cristina D, una chica de su tiempo, en 2015. Su primera novela, Viaje para cuatro voces, obtuvo el III Premio Corcel Negro y fue publicada por la editorial Entrelíneas en 2018.

 

Luisa Valeriano, alumna de la Novena Promoción del Máster, nació en Caracas, Venezuela. Estudió Letras en la Universidad Católica Andrés Bello. Ha ejercido varios oficios entre la literatura y la educación. Entre sus títulos publicados se encuentran Permiso para ser y estar y Mira mi alma desnuda.


Anterior Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

keyboard_arrow_up