menu Menú

La mitad de un bonsái

«...tumbado sobre la cama de Claudia y con Claudia a mi lado, decidí mantenerme firme en la mentira con la que he comenzado estas líneas.» Relato

La mitad de un bonsái   Era el único de todos los perros que tenía una oreja rota. Respondía al nombre de Goku y llegaba todos los días al filo de las ocho y media de la tarde. A esa hora, cuando el Museo del Prado cerraba sus puertas, los turistas desaparecían todos a una […]

Continuar leyendo



Página anterior Siguiente página

keyboard_arrow_up