menu Menú

Canica

«Vuelvo a casa para la cena y veo a mi abuela en una mesa aparte bebiendo agua de su plato.» Relato

Canica   —¡Vaya mierda de canica! —dijeron mis amigos. Pero esa canica, creada durante el atardecer de un invierno de los de antes por los dedos rugosos de mi abuela Petra, fue el germen de mi predilección por los objetos redondos defectuosos. A mis cinco años huelo la canica modelada en barro por mi abuela. […]

Continuar leyendo



Página anterior Siguiente página

keyboard_arrow_up