menu Menú
Hacia lo espiritual
Hacia lo espiritual Editorial
Por Humberto Franco Publicado en Editorial en 21 septiembre, 2021 0 Comentarios 3 min lectura
Anterior Después de la locura Siguiente

Hacia lo espiritual

 

John Coltrane, circa 1965.

La década de los sesenta legó al mundo una inercia revolucionaria que cimbró a la sociedad, a las artes y, en definitiva, al modo de entender la vida. La guerra de Vietnam, el movimiento hippie, la defensa de los derechos de los afroamericanos, todos estos actuaron como golpes de fuelle en una fragua cultural americana que forjó, entre otros, al jazz espiritual, también conocido como jazz astral.

Diferenciado de otras corrientes vanguardistas, como el free jazz, el espiritual se dedicó a explorar nuevos ritmos y formas de composición fuera de los cánones hasta entonces establecidos. Inspirado por la búsqueda del espiritualismo, se nutrió del misticismo oriental, la filosofía Zen, el budismo y el islamismo. Como resultado, quien escuche las composiciones propias de este estilo se encontrará con piezas largas, aparentemente caóticas o con reconocibles guiños a Oriente, de una abstracción que, de buenas a primeras, podría sonar a poco más que un delirio de compositor. Pero no es así, estimado lector (o escucha), la intención de los genios musicales de esta época van más allá: verá que dentro de esas piezas estrambóticas hay una voz llamándonos a escucharnos a nosotros mismos, a esa parte que, la mayor parte del tiempo mantenemos a la sombra. Artistas como John Coltrane, reconocido como el máximo exponente del jazz espiritual (contando entre sus más de 50 discos al álbum “A Love Supreme”, considerado como su obra culmen) dan fe de de esta búsqueda de lo trascendente al integrar, por ejemplo, versos de los textos sagrados del hunduismo en su obra. La misma religión que, más tarde, inspiraría a los Beatles durante su sonado viaje a La India.

En este nuevo período de La Rompedora ponemos rumbo hacia lo espiritual. Porque nada bueno podemos encontrar en las desgracias que nos han asolado durante estos casi dos años. Excepto, quizá, toda esa fuerza contenida. La rabia creadora que ya comienza a romper sus grilletes dispuesta a explorar, a probar y, en última instancia, a construir algo mejor. Un deseo legítimo de cualquier persona y que artistas como John Coltrane encauzaron para mostrar al mundo lo que puede nacer después del caos.

Muchos han dicho que ahora nos encontramos ante un nuevo mundo, como si la humanidad no hubiera escuchado eso antes. Sin embargo, tienen razón: ante nosotros tenemos un folio en blanco. Y La Rompedora no podría estar más contenta y expectante, pues sabe que la caterva de alumnos del Máster de Narrativa vendrá a dar forma a este nuevo mundo con sus historias.

Queda, pues, encendido el fuego, estimados escritores y lectores. Ha llegado el momento de reunirnos una vez más en torno a él,

Humberto Franco
Director

 


Humberto Franco es alumno de la Tercera Promoción y nació en Aguascalientes, México. Es licenciado en Derecho con estudios en España, Estados Unidos y México, donde fundó clubes culturales de música, cine y literatura como presidente de la Sociedad de Alumnos y profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana. Su novela, A los que buscan dragones, está pendiente de ser publicada. Actualmente es el presidente del Club de Alumnos del Máster de Narrativa y director de La Rompedora. El hombre espectro es su último proyecto narrativo, en el que cuenta la experiencia de su secuestro a manos de un cártel.

 


Anterior Siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar el comentario

keyboard_arrow_up